Elementor #3510

Trastornos del neurodesarrollo

Trastornos del Neurodesarrollo

El trastorno del neurodesarrollo tiene lugar cuando la persona afectada, además de tener dificultades de aprendizaje, presenta una lesión o afectación del cerebro que conlleva una anomalía, la cual repercute en la capacidad para aprender. En estos casos se requerirá de una intervención más específica, una rehabilitación neuropsicológica. Esta, al ser tan especializada no suele poder realizarse en el ámbito educativo.

Podemos clasificar las diferentes dificultades de aprendizaje en función de los procesos cognitivos que se ven afectados:

Trastornos/alteraciones en el lenguaje oral

Pueden incidir de forma significativa en la adquisición del lenguaje y en la comprensión y/o expresión oral.

  • Retraso simple del lenguaje: Nivel de desarrollo lingüístico inferior a su edad. Sin causas ambientales u orgánicas.
  • Disfasia evolutiva o de desarrollo: Son un conjunto de distorsiones y retrasos en la adquisición del lenguaje que afectan a distintos componentes lingüísticos: léxicos, sintácticos, semánticos y pragmáticos. No existiendo una explicación clara biológica o ambiental.
  • Dislalias o trastornos articulación: Diferentes tipos de errores de pronunciación, como omisión, sustitución, asimilación… Pueden ser fonéticas (errores en sonidos concretos) o fonológicas (errores en grupos de sonidos).
  • Trastornos de tipo expresivo: Déficit en el desarrollo del lenguaje de tipo expresivo.

Son indicadores: bajo nivel de vocabulario, frases cortas, limitación estructuras gramaticales o sintácticas, omisión de partes de la frase, desorden de palabras en las frases…

  • Trastornos de tipo receptivo: Déficit en el desarrollo del lenguaje de tipo comprensivo. El diagnóstico se establecerá si el déficit interviene de forma significativa en los aprendizajes escolares o actividades de la vida que requieren comprensión verbal.

Las dificultades pueden aparecer desde un tipo particular de palabras hasta disfunciones múltiples.

  • Disfonías y afonías: Trastornos de voz originados por diversas causas, como infecciones, hipotonía muscular o hiperfunción vocal.
  • Trastornos de la fluidez y ritmo: El más común es la tartamudez, caracterizada por errores, bloqueos, silencios, repeticiones… que conllevan episodios de ansiedad y estrés.
  • Trastornos inespecíficos de comunicación: Debido a problemas emocionales y de adaptación a contextos familiares o escolares. Pueden ser mutismo, lenguaje regresivo…
  • Sorderas e hipoacusias: Afecta a la capacidad de oír y a la sensibilidad auditiva. Siendo más graves las sorderas congénitas y prelingüísticas.
  • Alteraciones asociadas a Asperger y autismo infantil: Desde mutismo total o selectivo a lenguaje formalmente aceptable. Problemas para captar significado intencional.
  • Alteraciones asociadas a deficiencia mental: Desde alteraciones leves con empobrecimiento léxico hasta la ausencia total del lenguaje.

Trastornos/dificultades en la escritura

  • Bajo rendimiento en test de escritura: percentil inferior a 25 en dictado de palabras con sílabas cuyos sonidos corresponden a más de una letra, en dictado de pseudopalabras o en palabras de ortografía arbitraria.
  • Competencia curricular en escritura de dos o más cursos por debajo.
  • Posibles problemas de lectura.
  • Rendimiento normal en pruebas de lectura y cálculo.
  • CI 80 o superior.

Pueden ser:

  1. Disgrafía: Alteraciones en el trazado o grafía.
  2. Disortografía: Alteraciones en la aplicación de la correcta ortografía.

Trastornos/alteraciones en la lectura

  • Competencia curricular en lectura con retraso de dos cursos o más.
  • Problemas asociados en ortografía y deletreo.
  • Rendimiento normal en pruebas de escritura y cálculo.
  • CI 80 o superior.
  • Bajo rendimiento en test de lectura: percentil inferior a 25 en pseudopalabras y 75 o más en tiempos de lectura.

Pueden afectar a uno o varios procesos cognitivos implicados en la lectura, con frecuencia acompañados de problemas en la escritura. Pueden ser:

  1. Dislexia: Trastorno que afecta de forma persistente a la decodificación fonológica y/o al reconocimiento de palabras interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso lector de al menos dos años. Suele ir acompañado de disgrafía. Resistente a la intervención y no puede ser explicado por discapacidad sensorial, física, motora o intelectual mi por falta de oportunidades para el aprendizaje o factores socioculturales.
  2. Retraso lector: Trastorno que afecta a la exactitud, fluidez, velocidad y comprensión lectora, así como a la exactitud en la escritura. Retraso en la lectura de uno o dos años. Responde bien a la intervención.

Trastornos/dificultades en el cálculo

  • Bajo rendimiento en test de cálculo: percentil menor que 25 en resolución de algoritmos, competencia aritmética de dos cursos o más por debajo, rendimiento normal en lectura y escritura.
  • CI superior a 80.
  • Posible percentil inferior a 50 en test de resolución de problemas verbales.
  • Dificultades para aprender a numerar, contar, adquirir conceptos numéricos y aplicarlos en la resolución de problemas aritméticos. El ejemplo más notorio es la Discalculia.

Otras necesidades específicas de apoyo educativo son:

El Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDA o TDAH)

Tiene lugar cuando su conducta manifiesta un patrón persistente de desatención o hiperactividad-impulsividad que es más frecuente y grave que el observado en escolares de su edad, repercutiendo negativamente en su vida social, escolar y familiar.

Trastornos del espectro autista (TEA)

El TEA es un trastorno del desarrollo neurológico que comienza a manifestarse al final del primer año y se prolonga durante toda la vida, afectando principalmente al desarrollo social y comunicativo, pero también a la capacidad para regular de manera flexible la conducta y el pensamiento.

Discapacidad intelectual

La definición de la discapacidad intelectual (Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales y de Desarrollo, 2011) incluye tener limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual como en la conducta adaptativa, considerando las habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas, y que, además, se origine antes de los 18 años. Estos tres criterios (nivel de funcionamiento intelectual, nivel de conducta adaptativa y momento de aparición) son los que condicionan el diagnóstico.

La DSM-5 (Asociación Americana de Psiquiatría, 2014) ya propone en la determinación diagnóstica para la discapacidad intelectual que los diferentes niveles de gravedad se clasifican por las capacidades en los dominios conceptual, social y práctico (los tres grandes dominios de la conducta adaptativa) y no por el nivel de funcionamiento intelectual (aunque sigue dominándolos leve, moderado, grave y profundo).

 CONCEPTUALSOCIALPRÁCTICO
LEVEEn niños pequeños no puede haber diferencias manifiestas, en escuelase dan dificultades académicas.Inmadurez en las relaciones sociales, ingenuidad.Ayuda con tareas complejas de la vida cotidiana, sin gran dificultad para el cuidado personal.
MODERADOEn preescolares se desarrollan lentamente el lenguaje y habilidades preacadémicas.Diferencias notables en cuanto al desarrollo social comunicativo.Se responsabiliza de sus necesidades personales, pero tras un largo aprendizaje y apoyo en ocasiones.
GRAVELo conceptual está muy reducido y se requiere gran ayuda.Lenguaje hablado muy limitado en vocabulario y gramática.Ayuda para todas las actividades de la vida cotidiana.
PROFUNDOLimitado al mundo físicoComprensión muy limitada. Uso de gestos.Dependencia de otros para el cuidado diario.  
Copyright © 2021 | psicopedagogía.com