Elementor #4168

Autismo, ¿qué es?

Es con diferencia el trastorno más estudiado, gracias a esto cada vez se tiene más conocimiento sobre él permitiendo que las personas que lo padecen desarrollen al máximo sus potencialidades y lleven a cabo una vida digna y satisfactoria. La escuela actúa como elemento clave para este trastorno, promueve el aprendizaje, el desarrollo y el bienestar de la persona con TEA, permite trabajar en la inclusión social haciendo que se propicie la interacción con el resto de los compañeros de clase (Marchesi, Palacios y Coll, 2017).

El TEA es un trastorno del desarrollo neurológico que comienza a manifestarse al final del primer año y se prolonga durante toda la vida, afectando principalmente al desarrollo social y comunicativo, pero también a la capacidad para regular de manera flexible la conducta y el pensamiento. Se puede afirmar que las competencias psicológicas no están prefijadas genéticamente, sino que estas se pueden ir construyendo a lo largo del desarrollo, en este proceso la experiencia irá moldeando la capacidad de cada individuo. Debido al sistema cognitivo con el que los seres humanos vienen al mundo podemos encontrar una serie de indicadores que hacen que se atienda de manera preferente a los estímulos sociales, lo que canaliza el desarrollo hacia el mundo social (Marchesi, et al., 2017).

Muchos autores plantean el TEA a través de una serie de secuencias (Mundy, 1995; Mundy y Neal, 2001; Dawson, 2008), el proceso de desarrollo para que ciertas áreas cerebrales que inicialmente tiene funciones más amplias se especialicen en el procesamiento de cierto tipo de estímulos y que los diferentes mecanismos y procesos neurocognitivos se autoorganicen, coordinando su funcionamiento para hacer posible que se lleven a cabo procesos o conductas más complicadas. Debido a esto la consecuencia de que el cerebro reciba las diferentes entradas a las habituales durante periodos de tiempo prolongados producirán sutiles alteraciones que afectará al desarrollo de aquellas funciones psicológicas que dependan de las primeras. Aquellas competencias que se asientan sobre procesos no alterados no deberían verse afectadas por el desarrollo atípico de otros sistemas. Es por ello por lo que se concibe el TEA como un trastorno del desarrollo, principalmente del desarrollo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2021 | psicopedagogía.com